viernes, 6 de noviembre de 2015

! Que viva la música! en Negativo



Nota del Bloguero: En mi línea de Facebook no le ha ido bien a la película ¡Que viva la música! . Cito textualmente lo que algunas personas han escrito. Aclarando que, en algunos casos, no se cita el texto completo por motivos de extensión.

Luis Fernando Afanador
“No es lo mismo oír salsa ahora que en los 70. La salsa ahora es comercial y en aquella época era la música del pueblo. Que María del Carmen Huerta se la apropie es parte de su proceso de renegar de su clase. Por eso, que la película parezca y no parezca en los 70, es una indefinición grave, que descontextualiza el sentido de la música en la novela, tratada sin rigor, como lo demuestra Javier. La película es una adaptación de la novela, no hay duda. Pero una adaptación mal hecha. Suena hasta chistoso que nos digan que una película que se llama igual a la novela, que tiene los mismos personajes y las mismas situaciones, se presente como una versión libre. El problema de #QueVivaLaMusica es que la actriz principal no sabe actuar ni leer. Y la novela es la transformación y la voz de una mujer

Danielito De La Calle Mosquera
“Con todo el respeto que merece mi amigo, el gran melómano y coleccionista Isidoro Korkidy, quien aparece en los créditos como asesor musical, resulta imperdonable que en la secuencia misma que se repudia el sonido paisa de los Graduados, y se rete con el "agúzate que te están velando", suenen Las ochenteras Caleñas de Pastor López.”

Javier Moyano
“...su falta de pulcritud en la dirección de arte es por decir menos desagradable, autos que no pertenecen a la época, vestuario pobre, desastres musicales como incluir a Superlitio, billetes de 10.000 pesos con la cara de Policarpa, un grafitti de Jaime Garzón, un desastre de inicio a final, eso sin hablar del exceso innecesario de la voz en off y la actuación débil de una “mona muy oxigenada”, sus esfuerzos por mantener la esencia de la obra son todos un fracaso, despedazar una obra que ha sido leída por varias generaciones de colombianos no puede pasar impune, no solo por Andrés, quien esta requeté muerto y que si pudiera ya estaría acostumbrado a que unos “buenos amigos” sigan lucrándose con su obra pero, sobre todo, con su muerte”

Rafael Quintero
“Pretende la película ser simbólica, con la reiterativa presencia del agua, sus piscinas y el río Pance. Seguramente para reafirmar esa idea de que Caleño que no sepa nadar y bailar, no es Caleño. Reitera en el tocadiscos y no sabemos qué pretende.
Tiene errores históricos, como decir que Richie vino en 1968 como teloneros de Los Hispanos y los graduados.
La autodestrucción la culmina con la protagonista metida en las calles de indigentes en un cierre abrupto y facilista, en tanto no hay dramaturgia.
Me pareció, en últimas, un vídeo clip sobre textos del libro de Andrés Caicedo.”



Para leer la crítica en Positivo, pique aquí