domingo, 16 de agosto de 2015

El inicio demoledor de la pelicula CALVARY



CALVARY, película irlandesa dirigida por John Michael McDonagh, es irónica y patafísica. Todos juegan a la perversión, el guión no los retoca, los muestra en su desnudez mental. Ningún personaje juega a la diplomacia (o a su prima hermana, la hipocresía). Y en medio del manicomio, se encuentra el sacerdote (un inmenso Brendan Gleeson) el único personaje con sentido común. Su inicio es asi:

En el confesionario. PP de sacerdote. Nunca vemos al feligrés que le dice:
-          Probé semen por primera vez a los siete años.
(Silencio del confesor.)
-          ¿No tiene nada que decir?
Sacerdote: Como primer comentario, es asombroso.
Feligrés: ¿Está siendo irónico?
Sacerdote: Perdón. Comencemos de nuevo. ¿Qué es lo que me quieres decir? Estoy aquí para escuchar, lo que me quieras decir.
Feligrés: Me violó un cura cuando yo tenía siete años. Oral y analmente, como dicen en los informes legales. Continuó durante cinco años; día por medio durante cinco años. Sangré mucho, como puede imaginarse. Sangré muchísimo.
Sacerdote: ¿Has hablado de esto con alguien?
Feligrés: ¡Estoy hablando con usted, ahora!
Sacerdote: Quiero decir, ¿has buscado ayuda profesional?
Feligrés: ¿Para qué? ¿Para aprender a sobrellevarlo? ¿Para vivir con ello? Tal vez no quiera sobrellevarlo. Tal vez no quiera vivir con ello.
Sacerdote: ¿Hiciste alguna denuncia?¿Brindaste algún testimonio?
Feligrés: El hombre se murió.
Sacerdote: No sé qué decirte. No tengo respuesta para ti, lo siento.
Feligrés: ¿De qué serviría que estuviese vivo? ¿Qué sentido tendría matar al hijo de puta? No sería noticia. No tiene sentido matar a un cura malo. ¿Matar a uno bueno? ¡Eso sería noticia! No sabrían qué hacer con la noticia. Lo voy a matar a usted, padre. ¡Lo voy a matar porque usted no ha hecho nada malo! Lo mataré porque usted es inocente. Pero no ahora. Le daré tiempo para que ponga sus cosas en orden. Y haga las paces con Dios. Digamos que el domingo de la otra semana. Lo iré a buscar a la playa, cerca del agua. ¿Matar a un cura el domingo? Estará muy bueno. ¿No tiene nada que decirme, padre?
Sacerdote: Ahora no. Pero estoy seguro que se me ocurrirá algo antes del domingo.

martes, 11 de agosto de 2015

La Tierra y la sombra en Negativo



Versión cañera

Juan Fernando Ramírez Lupini tienes 54 años y ha trabajado la caña de azúcar toda la vida. Lleva 30 años en el gremio. No es directivo o trabajador de algún ingenio pero pertenece a la cadena de producción. Es propietario de 60 hectáreas y las alquila a los ingenios para la siembra de caña. Conoce los entresijos de la producción y asistió con mucha expectativa a la proyección de LA TIERRA Y LA SOMBRA.

Me parece una visión sesgada y malintencionada de la producción de caña en el Valle del Cauca. Hablo de 30 años para acá que es lo que conozco. Y en ese lapso de tiempo nunca vi una mujer cortera, por ejemplo. Se supone que es una película realista y cae en trampas como esa. O en plantear que los corteros no tienen seguridad social. Te aseguro que tienen todos los requerimientos laborales, incluida la salud, por supuesto. Me preguntas por el paro de hace unos años? Es lógico que cualquier gremio o sindicato quiera mejorar sus condiciones. De eso se trata el tira y afloje de la demanda y la oferta.

 Si un director va a contar una película histórica lo mínimo que se exige es la fecha o un contexto que enmarque a los personajes. Tal como lo cuenta LA TIERRA Y LA SOMBRA, probablemente ocurrió hace más de 30 años, pero bueno aclárelo porque en el aire queda la idea de que esas condiciones infrahumanas siguen vigentes

En estos momentos el corte manual representa el 35%. El corte manual ha sido progresivamente reemplazado por el corte industrial. Y el corte industrial no produce quema. La quema llegará  a cero dentro de poco. Siento que la película juega con el dolor, para impresionar al jurado europeo que se cree muy solidario cuando los problemas no los tocan a ellos.”
-      Pero, forzar la tierra a un solo cultivo la daña, es un proceso anti-natural no le parece? – le pregunto
“Puede ser, Pero es la única forma de realizar producción a gran escala. En todas partes se ve eso. Tú ves en Estados unidos extensiones más grandes que el Valle del Cauca, completamente dedicadas al cereal. Si no fuera así no serían potencia. Si tú miras la historia del llamado Eje cafetero, resulta que no siempre fue eje cafetero. Después del cultivo extensivo de café, se dieron el lujo de exportar y competir con los mejores del mundo.”
Hasta aquí la version cañera.

Por otra parte leyendo párrafos varios en Facebook, me topé con esta lectura de la pelicula que me llamó la atención. Porque igualmente se sale de los aplausos unánimes que ha recibido la película :

 TIERRA DE NADIE

"La tierra y la sombra" es una película intelectual, es una abstracción. No tiene sabor, color, olor regional, local. Esa tierra que se pretende defender y morir por ella ¿dónde es? Presuntamente es el Valle del Cauca, pero no hay nada valluno, ni el lenguaje, ni las costumbres, ni las creencias, el paisaje son las plantaciones industriales de caña que pueden ser de cualquier parte; ningún rastro particular que la pueda llevar a lo universal. Esos personajes ¿de dónde son? Esta es una película sin cultura, cosmopolita, no universal (términos que parecen hoy sinónimos). Parece hecha en Berlín o en New York o en París. Una especie de Wenders o Bela Tarr en medio de cañaduzales y cenizas."  Andrés Upegui Jiménez


 

domingo, 2 de agosto de 2015

La Tierra y la Sombra: Cine y medio ambiente


Nota del bloguero: Como experto en la materia , Alberto Ramos, analiza la película de Acevedo desde varios puntos de vista, incluyendo el ambiental, por supuesto.

Por: Alberto Ramos Garbiras (*)

La película del director César Acevedo obtuvo cuatro permios recientes en Europa, el Cámara de oro en el festival de Cannes, también  el SACD (Sociedad de Autores),  Visionary Award (premio revelación) y Le Grand Rail D’Or (premio del público). Es un director joven, talentoso y con una visión crítica sobre los problemas de la sociedad colombiana que, seguramente le proporcionará al cine nacional obras para reflexionar sobre lo que nos falta alcanzar para ampliar la democracia y poder gozar de los derechos sociales, económicos y culturales.

Alfonso(Haimer Leal ),el esposo de la campesina abandonada regresa a una casa rural en un minifundio de Candelaria(Valle) después de 17 años de ausencia, en medio cañaduzales(con cultivos de caña a lado y lado como muros), camina hacia su antiguo hogar, una casa sin panorama rodeada de caña de azúcar y un árbol samán que sobrevivió a la tala intensiva para extender el monocultivo, y recibe el primer impacto ambiental: es envuelto por una nube de polvo que levanta uno de los vehículos del ingenio. Su hijo Gerardo (interpretado por el actor Edison Raigosa),  está muy enfermo, fue cortero de caña de azúcar cerca de 12 años y ha adquirido una enfermedad pulmonar que no lo deja salir de la casa, se cuida del humo, el polvo, los incendios y la pavesa de la caña: vive encerrado pero sin atención médica: El entorno lo está matando.

Hay una escena que lo dice todo: Alfonso recorre las áreas alrededor de la casa, no encuentra nada de lo que había, los parajes diversos desaparecieron, los árboles frutales no existen, las fincas cambiaron su vocación, el campo ahora es uniforme, cierra los ojos para reaccionar, vuelve y mira: todo es como un inmenso colchón verde.  Ese monocultivo de caña que transformó el panorama, acabó con las fincas, los árboles, la avifauna y transformo el panorama en un colchón verde. La rutina de los corteros de caña es retratada en esta película de César Acevedo, los trabajadores están gran parte del día en medio del calor canicular y con una indumentaria de protección solar, sombrero, un trapo en el cuello y guantes, dotados de machetes. Los corteros viven una situación de esclavitud, sin servicios de salud, sin protección laboral, comiendo de portacomidas, asoleados, tiznados y en la tarde terminan fatigados, sin fuerzas y se mueven como zombies.Llegan tiznados e irreconocibles a sus casas a bañarse, para recuperar energías.

La película tiene doble género: corresponde al género dramático, pero al mismo tiempo se enmarca en el género ambiental. Para escribir sobre esta película uno trata de evitar el comentario meramente contenidista y el enfoque ecosocialista, pero el guion y el encadenamiento de los hechos lo conducen a esa clase de escritura.

“La Tierra y la Sombra” narra la agonía de un cortero de caña desatendido, sin seguridad social. Fue utilizado cuando tenía salud, energías y el pago a destajo no le permitió disponer de ahorros para protegerse  Y una madre aferrada a la tierra, que no concibe la transformación que la agroindustria con cañaverales le impuso y fue cercada por los daños ambientales. César Acevedo, director de este film narra la situación familiar angustiante de los corteros de caña cercados por los impactos ambientales y las desiguales condiciones laborales. Es un drama familiar Una familia desahuciada irremediablemente desprotegida por el Estado que permitió la alteración de la huella ecológica y no reguló la producción al permitir quemas, requemas y fumigaciones a los ingenios azucareros. Una película que describe un intenso drama familiar por los efectos socioeconómicos negativos de una agroindustria monoconcentradora del poder agrícola atentando contra la seguridad alimentaria de la región.

Lo único que le falta a esta película dentro de ese cuadro lúgubre que narra es una secuencia donde aparezca una avioneta fumigando con glifosato, ese es el otro factor que exterminó los cultivos de frutas y hortalizas de los pequeños propietarios, minifundistas que no se pudieron sostener. En el Valle del Cauca por fuera del glifosato   se viene presentando la inadecuada aplicación y aspersión aérea de pesticidas órganofosforados, en el sector agrícola con vuelos ilegales desde aviones livianos que, de manera anti técnica afectan cultivos vecinos y aledaños, madurándolos prematuramente, o descomponiendo sus frutos. Las aplicaciones y aspersiones realizadas con esta clase de aeronaves, han carecido de los permisos que deben expedir las autoridades aeronáuticas, sanitarias y ambientales. La continuidad de esos sobrevuelos de fumigación agrícola no han sido controlados debidamente y no cumplen los requisitos en lo tocante al manejo de residuos sólidos, de líquidos; no hay control sobre las mezclas y la utilización de albercas, equipos de aspersión, tanqueo de los agroquímicos, etc.

Lo que le sucede a esta familia de “La tierra y la Sombra” es lo que le ha sucedido a todos los minifundistas del Valle geográfico, fueron asfixiados y liquidados económicamente. Un entorno infernal no solo por las llamas que los rodean por la quema del follaje de caña, con lluvia de pavesas que asfixian. Las pavesas con el viento son pulverizadas hasta en partículas submicrónicas que se inhalan imperceptiblemente, esa seguramente es la enfermedad pulmonar que hace agonizar al hijo de la pareja disuelta.

Como ambulancia el padre del  debilitado Gerardo contrata una carretilla que en el Valle del Cauca llaman Zorra, esa escena condensa la  precariedad de la familia expuesta a la extinción. Lo conduce por desespero ante la desatención médica a un puesto de salud donde no le recetaran lo apropiado ni lo diagnosticaran en debida forma por la inexpertica del médico y por las negativas a quienes no tengan medicina preparada, o al menos afiliación a una EPS. El padre angustiado implora que lo reciban y atiendan porque se va a morir, la súplica no tiene eco.
Al final de la película vemos el éxodo obligado de la familia, deben abandonar la casa, único bien que han tenido, la abuela(Hilda Ruiz) se queda sin familia, sin trabajo y sin sustento porque ni para la recolección primitiva de frutos le sirve el área donde habita , impactada por el monocultivo de la caña de azúcar. Hilda Ruiz desempeña la mejor actuación con introspección a la manera de los egresados de Actor Studio. Es serena, seca solo dice lo preciso y está marcada por el tiempo y las circunstancias que la agobian.

La película tiene el tono del cine neorrealista italiano, con crudeza, sin adornos y con actores  que parecen sacados del sitio que se describe, narra la situación de oprobio, encierro y amenaza  a que el entorno los reduce. El Neorrealismo ese cine italiano de la segunda postguerra que retomó y aplicó en lo social el realismo francés. El cine italiano de la segunda mitad de los años 40s en medio de la precariedad por la devastación de la segunda guerra mundial se concentró en exhibir las condiciones sociales de manera real sin ocultar los sufrimientos humanos, Exaltó los sentimientos de los personajes, se rodó en sitios externos, escenarios naturales, por fuera de los estudios de cine, unos guiones comprometidos con la realidad social p ara plantear estados de precariedad y si se quiere de pauperización de sectores sociales. Fue el cine que hicieron directores como Rosselinni, De Sica, Visconti, De Santis, Lattuada, Germi,  Masseli, Fellini y otros que hicieronpelículas memorables como La tierra tiembla(Terra Trema), Ladrón de Bicicletas(Ladri di Biciclette), Stromboli: Terra di Dio, Riso Amaro, Ossessione,El Limpiabotas, Roma , Citta Aperta y otras.

La película fue filmada o rodada en la vereda El Tiple de Candelaria, este municipio vio  estancado su desarrollo y padece por falta de agua potable. El monocultivo de la caña de azúcar absorbe  sus aguas subterráneas y desvían las superficiales. Las aguas superficiales no solo están contaminadas por las cargas orgánicas, también por las aguas residuales que vienen aguas arriba, más los vertimientos porcícolas y otros factores, también la tala intensiva en las laderas del otro municipio afecta por empalizadas su potabilización, los deslaves en las cuencas por talas intensivas vuelven turbulentas las aguas que rodean el municipio, y los vertimientos industriales, entre otros. Cuatro ríos surcan y recorren el municipio, tres ríos altamente contaminados e intratables (Párraga, Cauca y Desbaratado) y el otro, aguas arriba la administración Municipal de Florida impide que se conecten las tuberías.

Allí, en Candelaria, la realidad concreta hoy es esta, se ha alterado la biodiversidad, la vida no es saludable y productiva en armonía con la naturaleza, las aguas subterráneas no son objeto de especial protección, el consumo humano del agua no tiene prioridad sobre otros usos, no hay acciones de corrección y restauración del deterioro ambiental, el paisaje no es protegido, los suelos se han salinizado, no funciona para este municipio el sistema nacional ambiental porque no hay acciones conjuntas de  las autoridades, se registra degradación y erosión de los suelos, se alteró nocivamente la topografía, se alteró el flujo natural de las aguas, hubo extinción cualitativa y cuantitativa de especies vegetales.
Hay 33 municipios con cultivos de caña que los bordean, y recientemente estos cultivos se han extendido a las planicies de los municipios con tierras de ladera. El monocultivo de la caña de azúcar acabó la vegetación y espantó la avifauna. En la película los pocos pájaros que quedan están en la banda sonora y en la imaginación del abuelo acudiendo al  recurso de los sonidos que emitían, silvando para imitarlos. La quema del follaje de la caña alteró la temperatura y bordea e invade con pavesas a la población, las partículas submicrónicas son un atentado permanente contra las vías respiratorias de los residentes, las fumigaciones aéreas con glifosato acabaron con los minifundistas pudriendo sus frutos y hortalizas; los ingenios azucareros desecaron los humedales e invadieron la ronda protectora de las corrientes de agua; el rio Párraga fue convertido en una cloaca, por la disminución acelerada de su caudal, por el aprovechamiento del caudal desproporcionado por parte de la industria azucarera de la localidad, por la contaminación ambiental generada por los ingenios azucareros y la población del municipio sin PTAR los cuales arrojan a su escaso caudal aguas contaminadas. Candelaria puede ser analizado como Municipio piloto de lo que sucede en otros cuando se altera el paisaje y la geografía con un solo cultivo y se atenta contra la seguridad alimentaria. Hay que exigirle a la CVC la recuperación y restauración del rio Párraga, sancionando  a los contaminadores.
Quien visite ese municipio y recorra sus alrededores, salta a la vista que el desarrollo armónico se rompió hace varios años en Candelaria por el extensivo cultivo de la caña de azúcar  que tiene cercado a este municipio y extenuados, asfixiados, acogotados a sus habitantes. Municipio anulado por un monocultivo que atenta contra la huella ecológica y disminuyó la agricultura antes diversa y pujante.

(*) El autor de este comentario ejerció la crítica de cine durante diez años en el periódico El País, fue codirector de la revista de cine Trailer con Umberto Valverde, y asistió a cursos de historia del cine y apreciación cinematográfica en España y Suecia.

viernes, 24 de julio de 2015

La tierra y la sombra: apuntes del natural


Otro cine es posible

Los cineastas del nuevo cine latinoamericano pretendían, en los años 60 y 70, cambiar el mundo atrincherados en la cámara y el montaje. “Otro mundo es posible” – parecía decir la gente del Cinema Novo.
Hoy, los nuevos cineastas buscan nada más cambiar la perspectiva, proponer otra narrativa. El planteamiento no es tan pretencioso. “Otro cine es posible”, parecen decir  las imágenes de La Tierra y la Sombra. Porque Acevedo supera  la anécdota. El story de su película podría escribirse en  tres líneas.  Y sobrepasar la anécdota nos lleva a Einsenstein : “porque al alejarse por un momento del drama en el sentido propio, el cine ha asimilado perfectamente los métodos de la épica y de la lírica” (1)
Alejarse del drama, implica desdramatizar la acción? Implica, por ejemplo, estar más cerca de las artes plásticas que del teatro y la novela? Implica que la luz  está por encima de todo el producto, incluso de los mismos personajes?

El oro y la cámara

Se asiste a la proyección de la película pensando en el premio Cannino. Imposible quitarse ese galardón de la cabeza, lo cual es una predisposición. El espectador espera que le proyecten lo último en guaracha y siente la responsabilidad de no ser inferior al jurado que la premió.  Un rápido vistazo a ésta categoría nos dice que allí reposan películas que agrandaron luego a sus autores. Casos como el de Jim Jarmush (Extraños en el Paraíso 1984) , Jafar Panahi ( El globo blanco 1995), Steve Mcqueen ( Hunger 2008). Pero también hay auténticos desaciertos como el de Pablo Giorgelli( Las acacias 2011).  Y hay monumentos postmodernos que auguran carreras promisorias como el de Ben Zietlin (Bestias del sur salvaje 2012).  Como todos los premios, la cámara de Oro es caprichosa y depende de las fobias y aberraciones del jurado que le tocó en suerte.

Mandarinas y Cañaduzales

A medida que avanzaba la película yo pensaba en “Mandarinas” la película más bella de los pasados Premios Oscar, dirigida por Zaza Urushadze. Ambas son historias mínimas, microcosmos que retratan la gran tragedia. Personajes anónimos que superan en valores y en valentía a los líderes que los gobiernan. El pequeño punto geográfico que juzga a la gran Historia y a las grandes decisiones del gobierno central. Ambas miran impasiblemente el caos que las rodea. Pero Mandarinas tiene a su haber personajes más definidos, a mi juicio. Construidos con mayor complejidad. El hecho de que los personajes de La Tierra y la Sombra apenas susurren algunos parlamentos los hace ver huraños, quizás menos reales y hace que uno de fije más en los movimientos que realizan. Que también son mínimos.

El plano largo y el plano general

Directores como Haneke y Béla Tarr retornaron al teatro filmado. Una cámara que se queda quieta viendo pasar la vida. Los actores entran y salen de cuadro. El encuadre preciosista, pintura impresionista en movimiento. No se busca el tortazo como en la comedia muda, se busca detener al espectador, que se baje del bus del stress diario y se dedique a contemplar. Que respire profundo y mire a ver que se mueve en el cuadro. A veces no se mueve nada porque los personajes andan en una melancolía absoluta como es el caso del cine del ruso Sokurov.
Está hecho este cine para entablar una comunicación con el espectador? O, por el contrario para satisfacer al jurado europeo?. No dejo de pensar en eso cada vez que alguien menciona a  Apichatpong Weerasethakul flamante Palma de oro en el 2010 con la sobrevaloradísima “El Tio Boonme recuerda sus vidas pasadas
En La tierra y La sombra aparece un primer plano bastante avanzado el metraje lo cual no es ni bueno ni malo, pero nos sirve para mirar las intenciones del realizador porque la casa, el polvo, las cenizas, y la caña se convierten en personajes vitales. Se encuentran adheridos a los personajes como el mohín en el rostro de la vieja.
Y la duración de los planos? Es tal vez una reacción al abuso del video clip en el cine comercial. Por eso el montaje de La Tierra y la sombra se toma su tiempo. Como se lo tomaba “El Vuelco del cangrejo”, “Los Hongos” y “La Sirga”. Ya tenemos suficiente material para suponer una nueva estética del cine caleño. Una mirada de acá, un anti-dogma, si se quiere.
………………………………………..

(1)       Cine de poesía contra cine de prosa. Pier Paolo Pasolini y Eric Rohmer Editorial Anagrama 1970




domingo, 12 de julio de 2015

Álbum de Fernando Trueba

Hace algunos años, Fernando Trueba visitó a Cali . Recorrió auditorios, comió sancocho de cola y degustó el jazz pacifico. He aquí recuerdos de cine, al estilo Amarcord. (Fotos de Julián Daza)

Para leer la crónica de la visita, vaya a:  
http://ventanadelcine.blogspot.com/2011/05/fernando-trueba-paso-por-aqui-el.html

y para ver el video-homenaje: https://vimeo.com/16110644