sábado, 10 de octubre de 2015

Carlitos Mayolo: Obra restaurada






Cuatro empresas culturales colombianas (Cinemateca distrital, Fundación patrimonio fílmico, Idartes, Proimágenes)   se unieron para restaurar  la obra fílmica de Carlos Mayolo.  Una labor  que en la industria de Hollywood es usual pero que en Colombia es un exotismo. Difícil, no solo por los costos, sino por la forma  como históricamente hemos tratado a la memoria.
Los restauradores rescataron tres cortos que nunca se habían podido apreciar en buenas condiciones (Quinta de Bolívar-1969, Iglesia de San Ignacio -1970 y Monserrate 1971). Este tríptico es una especie de “Prehistoria Mayolesca”, donde el cineasta calienta la mano para iniciar con mano firme la que se convertirá en la piedra angular del Caliwood: Oiga Vea -1972.
La mirada documental caleña , esa que mira la caída de la tarde, la que fisgonea el cabello de las damas, la que pone al espectador a tirar paso, arranca con Oiga Vea, se prolonga en Cali: de Película- 1973 y cierra con Cali, cálido calidoscopio-1985 ( aunque éste último no estuviese incluido en la restauración por motivos que desconozco)
El pack incluye 4 discos  donde el primero y  el segundo son los dos largometrajes (Carne de tu carne y La mansión de Araucaima). El tercero incluye 8 cortos (5 documentales y 3 de ficción).  Aquí, por ejemplo está  Sin Telón-1975  una joya desconocida para mí y que es fundamental en la formación de Mayolo porque es el comienzo de la larga amistad con el teatro de Santiago García.
El cuarto disco reúne las codirecciones con Luis Ospina e incluye 4 cortos (tres rodados en Cali y 1 en Bogotá) Los cuatro son caleñidad pura. 

Mi pequeño homenaje a la obra  y personalidad de Carlos Mayolo va en este corto que reúne imágenes de aquí y de allá.