lunes, 1 de octubre de 2012

La ciudad, los perros y Pancho Lombardi



En el Canal Une-Cali: Con Nicolás Buenaventura, Pancho Lombardi y Carlos Palau

 Francisco Lombardi ha realizado una carrera cinematográfica en solitario en su país natal. Y pertenece al selecto grupo de maestros (casi canónicos) que plantearon una cosa sabrosa llamada Nuevo Cine Latinoamericano.
-         Antes que realizador me parece que usted es un lector apasionado- le digo haciendo referencia a la cantidad de novelas que ha llevado al cine
-         Es cierto, el cine es muy joven como para mandarse solo- y sonríe con una calma que solo proyectan los andinos pura sangre.
Pancho, como lo llaman sus compadres, ha visitado  Cali varias veces. Bien como directivo del Sporting Cristal (el legendario equipo de futbol peruano donde han militado los colombianos Héctor Hurtado, Elkin Murillo entre otros), bien como director de cine, bien como invitado a la 18 Feria Internacional del Libro Pacífico.
16 largometrajes para un director latinoamericano es toda una proeza en la accidentada historia de nuestro cine. En los 16 de Don Pancho encontramos a Mario Vargas Llosa por partida doble, Alonso Cueto, Alberto Fuguet,  Enrique Congrains, Dostoievski e incluyendo, como no, al muy farandulero Jaime Bayly.
En el estudio de grabación hay mucha expectativa. Un camarógrafo me susurra: “Lombardi empelotó a Angie y eso se agradece”. Al llegar Pancho, aun nos encontramos grabando con Nicolás Buenaventura y Carlos Palau. La verdad, es que de manera maliciosa hemos cuadrado la grabación para que los tres se saluden. Como Palau ha manifestado que su cuarto largometraje es la adaptación de la novela de Cruz Kronfly La Caravana de Gardel, la cosa se va por el lado de la relación incestuosa entre la literatura y el cine
-         Yo venía en un vuelo desde La Habana, me había comprado una edición muy linda de Crimen y Castigo . Era una relectura pues lo había leído estando muy chico en el colegio. Me encuentro con que si trasladamos esos personajes (del siglo XIX) a cualquier ciudad latinoamericana calzan perfecto. De ahí surgió Sin compasión.
Le recuerdo que para el gordo Hitchcock, la novela perfecta era Crimen y Castigo porque tiene los elementos propios del suspenso: toda la información está dada desde el principio. De hecho, no hay móvil del asesinato. O por lo menos no hay móvil evidente.
-         Tú sabes que de  esa novela  se han realizado un montón de adaptaciones cinematográficas y todas malas. Entonces el reto era como contar de nuevo este libro sin caer en los errores de las adaptaciones vistas.
Palau aprovecha para recordarle que en Cannes 1994, Lombardi debía presentar “Sin compasión” en la sección “Una cierta mirada” y no llegó.
-         En ese festival andabas con una mujer hermosa, pero nos dejaste esperando la presentación.
Lombardi no lo recuerda pero todos nos miramos y, sin decir palabra, concluimos que la combinación de mujer hermosa-costa azul  brinda un coctel tentador como para olvidar la formalidad de un foro.
Al Perú lo hemos conocido por los dos costados: Por un lado está la montaña helada de José María Arguedas. Llena de dioses, de utopía arcaica y pueblos ancestrales. Y  por otro lado,  la calentura costera y cosmopolita de Mario Vargas Llosa.
En la obra de Lombardi están los dos flancos del Perú: la integración del campo minado y mágico con la migración, el policiaco y la contradicción del desarrollo.
-         Un día voy caminando por la calle y me encuentro con tres ejemplares de la Revista Hablemos de cine a mil pesos cada una!!!! Las guardo como un tesoro- le digo mientras le pegamos a un mecatico en la Panadería Paola.
-         Del grupo de redacción yo era el único que tenía pretensiones de realizador, los demás eran críticos y literatos
-         Como Bazin?
-         Exacto , alumnos de Bazin
Me sorprende que muchos de los directores que he conocido no se preocupen por tener copias de sus propias películas. Lombardi no es la excepción.
-         Apenas ahora intento recuperar mi obra en DVD. Me faltan varias.
Le ofrezco copias full de “La ciudad y los perros”, “No se lo digas a nadie” y “Mariposa negra”. Las recibe encantado como un tributo caleño a su obra, y aclara, de paso, que le sorprende nuestra cinemateca francesa.
-         ¿Donde las consiguen en tan buena calidad? Ni siquiera en Lima que es el centro mundial del pirateo.
-         No se lo digas a nadie- le secreteo con sorna
Vamos al Teatro Municipal donde Nicolás estrena “Dar a Luz” una amalgama de palabras, imágenes, canto y marimba de chonta.
-         ¿Qué es lo más oscuro?
-         La ceguera…
-         ¿Y qué es más oscuro que la ceguera?
-         (((…)))
-         El olvido
Don Pancho está cansado. Ha tenido un día largo de entrevistas, conversatorios, compra de libros y ya son las diez de la noche. Cali se prepara para el jaleo de los viernes. La noche es adolescente. El Maestro solo quiere dormir. Me cuenta que la noche anterior azotó baldosa en Zaperocco y ya no está para más trotes.