domingo, 28 de febrero de 2016

CIRO GUERRA, BANDERAS Y TRUEBA : TOMA EL DINERO Y CORRE



Ciro Guerra y Fernando Trueba se conocieron en Cali en octubre del 2010. Entonces iniciaron una amistad fructífera  que hoy se afianza pues ambos han saboreado (en diferentes momentos)  la nominación al Oscar.  Nunca olvidamos aquella anécdota que nos contó Trueba mientras tomábamos tinto en la casa de Gustavo Álvarez Gardeazábal.

Al ganar el Oscar a mejor película extranjera  en 1993 con Belle Epoque, le ofrecieron rodar en inglés la siguiente película. Se llamó “Two Much y solo tiene dos cosas buenas: que allí Toño Banderas conoció a la mujer de su vida y, en los créditos finales, Cachao se faja una descarga con la banda en pleno.   
Trueba había escrito un pequeño papel  para Eli Wallach , como homenaje a una leyenda del cine. Estando en el hotel, llaman a Toño Banderas . El hombre toma el auricular, se sorprende y comienza a maldecir, a patear, le da puños al aire, frunce el ceño, grita.

-          -Que ha pasado , hombre Toño – le pregunta Trueba preocupado

-         -Que me ha llamado Joel Silver – contesta agitado, malhumorado- y me ha ofrecido trabajar para la Warner  con el gilipollas de Stallone!!!

-             - Bueno pues dile que no y punto

-           -  Imposible!!!, me ha ofrecido un millón de dólares!!

Eli Wallach terció en la conversación para contarles que en el año 1952 el director Fred Zinnemann lo llamó para un papel en “De aquí a la eternidad”. Pero Eli se encontraba en el montaje teatral de “La Rosa Tatuada

-          - Le dije que no podía abandonar a mi amigo Tennessee Williams y decliné la oferta por pura lealtad. El papel se lo dieron a Frank Sinatra que a la postre ganó el Oscar y siempre que nos encontrábamos gritaba para que todos oyeran: “Éste es mi amigo Eli Wallach cuyo aporte ha sido definitivo para la obtención de mi premio Oscar”.

Ésta anécdota la he recordado ahora que Ciro Guerra ha firmado contrato con la productora Thunder Road Pictures para filmar su primera película en inglés con todos los juguetes de la industria. Son los mismos de “Hunger Games” y de “Maze Runner” de manera que los augurios no son buenos.La anècdota termina con Trueba jugando ping pong con los ojos y aconsejando a Ciro: “Calma, chaval, toma el dinero y corre