lunes, 30 de abril de 2012

180 Segundos en Negativo


Nota del bloguero:  Nuestro amigo Alberto Ramos nos envía este texto sobre la película caleña ya comentada en positivo por el autor de este blog. Una vez termina el articulo se puede leer la respuesta del realizador Alexander Giraldo.


Por: Alberto Ramos G.

En medio del “nuevo Boom” del cine nacional aparece en cartelera la película 180 Segundos del director Alexander Giraldo, esta es su opera prima, su primer trabajo en el largometraje, con un resultado negativo ante el público. La película tiene un equivocado corte del negativo sobre lo filmado o rodado. Un montaje caótico  con mal manejo del tiempo interrumpiendo la acción indebidamente, narrando por segmentos, impidiendo el desarrollo de las secuencias y escenas. Es una película sin escenas, pegando trozos de otros momentos sin ni siquiera ser historia del pasado, o premoniciones. Una imbricación o superposición de segmentos de lo filmado para remedar los montajes del cine americano, con la  pretensión de proyectar la copia con efecto visual dinámico, ágil, pero sin efectos especiales.

El espectador queda desorientado, escuché gente en la sala bisbisear, “pero esto fue después”, o “esto ya había sucedido”, o “entonces ya atracaron el sitio”. El director seguramente quería experimentar una nueva técnica narrativa pero se dispersó de la idea central de la historia que era el robo, entonces, por resaltar el papel del infiltrado se distrajo en otros aspectos no relevantes.

El mal uso del flash back (fundido en negro) es otro abuso en la edición de esta película. Ese fundido al oscurecer toda la pantalla se hace como mecanismo de transición para marcar una elipsis o paso del tiempo usualmente hacia atrás dentro de la historia de la narración. No se usa para la continuidad de la acción presente, entonces, da la impresión que la película fuera a terminar antes de concluir la historia.

“180 Segundos” goza de buen sonido superando el problema de muchas producciones inaudibles. Y exhibe a tres buenos actores, Luís Fernando Montoya, Angélica Blandón y Rincón el espía, que sirven de soporte para cubrir la bisoñería del resto del reparto actoral. Esta es una película que no le suma nada a la filmografía nacional. Intrascendente, de mala factura, caótica y con un lenguaje soez deprimente.

Puede inscribirse en el género del Thriller (cine policíaco) por la trama criminal con dos modalidades delicuenciales a la vez: el asalto a una agencia de cambios en moneda extranjera y la red de traficantes de joyas actuando coetáneamente en el mismo edificio. Son tres grupos de protagonistas: las dos bandas de delincuentes y los agentes policíacos del orden que, también resultan delincuentes. Una película donde todos son delincuentes. El grupo de detectives es el único que actúa con profesionalidad actoral. Los otros son principiantes como el director. El agente encubierto, Rincón, es el único protagonista no corrupto, por su papel según el guión y por el desenvolvimiento de los hechos queda entrampado en medio de la acción de las dos bandas.

El director tendrá mucho que aprender de otros directores nacionales como Sergio Cabrera, Lisandro Duque y Andrés Báiz. Siendo vallecaucano de esta lista tiene dos buenos ejemplos para aprender a dirigir, hacer buen cine, saber narrar y ordenar las secuencias. Lisandro Duque con Los Actores del Conflicto, Milagro en Roma y Los Niños Invisibles, lo demostró, y Andrés Báiz, con Satanás y la Cara Oculta.

Otra falencia de esta película es desaprovechar la ciudad donde se hizo el rodaje. Cali prácticamente no se ve. Solo la Plaza de Caycedo y la estatua de Belalcázar se distinguen. El rodaje en las calles del centro se desperdició, seguramente para evitar el aparecimiento de mirones y público arremolinado alrededor de las cámaras, entonces cercenaron las imágenes, por segundos muestran a los actores deambulando preferiblemente con primeros planos o planos medios en contrapicado, para eliminar el entorno. La última película de Steven Soderbergh, “La Indomable”, con Gina Carano y Ewan McGregor, tiene una persecución callejera en Barcelona que es una pieza perfecta de rodaje en exteriores. Y sobre ubicación panorámica hay que ver las primeras tomas aéreas de “Media Noche en París” de Woody Allen para aprender como se encuadra y ubica la ciudad donde va a girar la película. Hay que ver toda la filmografía sobre James Bond con los diferentes interpretes (Sean Connery, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierre Brosman, o Daniel Graig). Donde cada director ubica la ciudad a donde llega el agente 007; o hay que ver el cine europeo donde si resaltan las ciudades escenario de la acción.
(*) El autor ejerció la crítica de cine en el periódico "El País"
----------------------
Respuesta del Realizador Alexander Giraldo director del largometraje 180 SEGUNDOS:
 Saludos. Mi respuesta es muy extensa para lo permitido por el blog. Estoy enviándola acá esperando le llegue al "critico" que escribió sobre 180 segundos.

Nunca me tomo el tiempo de responder a las "criticas" las leo con cierta curiosidad, como quien va al circo. Pero con esta me voy a tomar un poco más de 180 segundos en responder. Primero porque quien la escribe carece de sentido de la orientación narrativa y segundo porque le hace daño a una película que, sin pretensiones, intenta cerrar su ciclo creativo, bien difícil en nuestro país.

Creo que el señor Ramos tiene graves problemas con el tipo de narración que propone mi película. Seguro tiene que ver con el grado de entendimiento narrativo que posee. Al leer sus referencias me queda claro el tipo de cine que ve. Y es suficiente para mi, saber que es un problema de apreciación mental, no de la película.

Es posible que el señor Ramos nunca haya visto películas de este tipo, y por eso sus pobres  "apreciaciones" y "correcciones" van dirigidas desde el cine clásico; entiéndase clásico como aquel cine que respeta las convenciones, que se queda atrapado en el paradigma de las reglas cinematográficas; si sus "correcciones" parten de allí, entonces estamos hablando de dos películas completamente distintas.

Es posible que el señor Ramos no haya visto nunca películas como: Vidas cruzadas (Robert Altman, 1993), Amores perros (Alejandro González Iñárritu, 2000), La mala educación (Pedro Almodóvar, 2004), Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994), Magnolia (Paul Thomas Anderson, 1999), 21 Gramos (Alejandro González Iñárritu, 2003) o la película que influencia a 180 segundos The Killing de Stanley Kubrick de 1958.

Es posible que el señor Ramos no logre entender que,180 Segundos es una historia disgregada. La acción se rompe en varias líneas diferentes, aunque conectadas gracias a las relaciones que se establecen entre los personajes y los espacios. La fragmentación de la acción actúa como elemento que permite desordenar cronológicamente la historia, por lo que la sensación de disgregación es mayor.
Es una película contada en fracciones: Dentro del cine contemporáneo existe una clara convivencia de relatos unitarios, con una estructura tradicional donde se muestran una única diégesis con una disposición lógica en la que aparece el planteamiento de los hechos, un desarrollo y complicación de los mismos y termina con su desenlace.
Sin embargo en las últimas décadas se dan mucho más profusamente un rompimiento de esa estructura, dando paso a la fragmentación del relato. Una enumeración de filmes sería interminable pero quiero citar como muestra, películas tan conocidas como las arriba mencionadas.

No es fortuito el uso de ese tipo de estructura. Más que un homenaje o juego fanático a algún tipo de cine o director, se trata de construir un relato episódico, donde el espectador se vea empujado a preguntarse sobre la vida de los personajes. Y en la búsqueda de esa respuesta, se introduzca en la historia.
Es un drama que se desenvuelve bajo la materia de un atraco perfecto, pero que va anudando un tramado especial sobre la vida de los personajes.

Ahora bien, desde el campo cinematográfico, permitame corregirlo señor Ramos, en 180 segundos no existen los fundidos a negro. No hay uno solo, pues es parte de las reglas del cine clásico que estoy rompiendo, porque no me interesa el uso académico del fundido a negro. Lo que existen son jumcuts constantes, esa es la base del montaje y en determinados momentos, son jumcuts a negro. Evidenciando que se esta en una película, que se esta observando la vida de un personaje en una película. Generando un átomo narrativo entre el personaje y espectador. Que usted lo vea como una regla de otro cine, es su problema.
No existen flash backs en mi película; bueno si, hay dos: cuando la banda recuerda los momentos con René, un antiguo colaborador, y cuando entendemos el pasado de Rincón; así que la película no va y viene en flash backs para explicar algo. La película esta cortandose en el tiempo sin recurrir a la mente de ningún personaje, lo que haría de forma normal el cine clásico.

(Otra corrección: un flash back no se reconoce por un fundido a negro. El flash back es la forma como se rompe la estructura narrativa clásica o aristotélica, en busca de respuestas en el pasado, que el presente del personaje no pude resolver. La forma de romper la estructura clásica no solo se sirve de flash backs, también de flash forwards: salto en el tiempo posterior al presente, o sea el futuro. Normalmente, el salto al pasado ha ocurrido, mientras el salto al futuro puede ser una visualización. El uso de estos recursos no tienen que ser a partir del fundido a negro, podrían utilizarse de múltiples maneras, según la propuesta narrativa del audiovisual)

La ciudad en la pantalla: Si usted quería ver una postal de Cali, esta no es su película. Incluso fue una de las razones fotográficas: renunciar al uso desmedido de las postales de la ciudad. No me interesa mostrar la ciudad desde el punto de vista acomodado de otros cineastas. No me interesa la ciudad que todos conocen. Me interesa la ciudad que yo vivo. Por ello no va a ver mas allá de lo que me interesa. Mi ciudad es recalcada de otras maneras, a través de los diálogos, de las formas de comportarse, de la cultura, de las capas atrás de lo evidente.

El uso del primer plano y la cámara al hombro es una mas de las propuestas en contra del cine costumbrista que usted ve. Por ello no me quedo en la generalidad del plano. No me interesa mas que el detalle de lo que viven mis personajes. Recalco, no me interesa la postal del cine clásico.

Tiene toda la razón señor Ramos, mi película "no le aporta nada a la filmografía nacional", tampoco me interesa hacerlo. No hice una película para quedar en un libro. Ah!, pero si hice una película para hacer un ejercicio antropológico y narrativo respecto a lo que considero es el cine. Que usted no lo entienda y además lo irrespete es otra cosa. Triste por cierto.

Al escribir 180 Segundos entendía, casi desde el primer momento, que se iba a tratar de una película fragmentada, donde el montaje tenía que ser totalitario, es decir, todo iba a girar en torno a un concepto de montaje. Escribí el guión en desorden, como ejercicio académico, pero también buscando indagar en el concepto de yuxtaposición: ubicar a un personaje en su momento de vida más tranquilo y relajado, por ejemplo cuando habla con un amigo o su hermana mientras come, y luego cortar, directamente, a ver esa misma persona en su momento de total crisis, una crisis vital. El resultado de unir esos dos momentos fue único e intenso. Por ello, todas las historias que había ido construyendo a lo largo de años, me permitían jugar con el concepto y armar el guión de esa manera.
La pregunta: qué pasaría si un ser humano que conocemos de determinada manera, fuera un ser humano totalmente distinto por alguna situación específica. Las respuestas giran alrededor de cómo viviría, o vería esa persona determinada situación.
Allí nace el modo probable y el modo necesario, que en palabras de Guillermo Arriaga “en una crisis, el carácter; cualquiera que fuera; sale a flote”. Entendemos el modo probable como lo que conocemos de una persona, su día a día, sus formas habituales de comportarse; mientras el necesario es lo que no sabemos de él, y sale a flote en una crisis.
Reitero, al leer sus referencias cinematográficas me queda claro que nada de lo que he escrito y compartido acá usted lo entiende. Por ende 180 segundos no es el tipo de película que le agrade. Pero eso no significa que pueda escribir y corregir una película que va mas allá de sus propias influencias. Así que no me diga de quien aprender. No me diga a quien observar, a quien leer. Tengo claras mis influencias y estudio mucho para poder escribir o hablar.

Finalmente me molesta esta critica y que un espacio como este se preste a "la polémica" a partir de un texto ignorante y destructivo.

180 Segundos es muy personal. Hecha con mucho trabajo y renunciando a cantidades de situaciones de toda índole. No por ello es buena, no por ello es mala. Creo que el cine está mas allá de esas simples palabras. El cine es un ejercicio de abstracción de la realidad, de subjetividad.

A quienes leen la "critica" y no ven la película, una lastima que ocurra. A quienes ven la película, gracias por hacerlo. A quienes les gusta y a quienes no, gracias por tomarse el tiempo de entender el porqué ocurre una cosa o la otra.

Alexander Giraldo
Director/Guionista
180 Segundos

Enviado desde mi Cerebro

sábado, 21 de abril de 2012

Donde estas Žižek?: Misión Imposible, el protocolo fantasma



He lanzado una botella al mar para que alguien, en algún lado, con los recursos que sea, llegue al maestro Slavoj Žižek. Unos 356 emigrantes colombianos en Buenos Aires se han ido con la misión de ubicar al esloveno para decirle: Profesor  debo llevarlo a Cali, por allá lo requieren. Acto seguido el espía debe preguntarle por los honorarios y si viaja con cónyuge o en solitario. Esto último es muy importante no solo por los costos sino para verificar si la consorte es tan espectacular como dicen las buenas lenguas.
-       Y quién es el tipo? - Han preguntado algunos de los infiltrados.
-       Pues bien- se les contesta- es filósofo, psicoanalista y crítico de cine. Nació en Eslovenia pero  vive la mitad del tiempo en Buenos Aires.
Como crítico yo lo ubico entre los mejores del nuevo siglo. Y, para nuestra fortuna, el amor lo ha llevado a hablar y escribir español con lo que nos ahorra el horrible google traslate.
Žižek ha escrito sesudos ensayos en Lacrimae rerum (editorial debate). Allí se encuentran textos finos sobre personajes tan distintos como Kiesloswki, Hitchcock, Tarkovski, Lynch y sobre fenómenos encantadores como Matrix y el ciberespacio.
Es una especie de figura renacentista, muy rara por estos días de súper-especialización: combina el discurso de Freud con el de Bazin. A Lacan con Hitchcock. A Kieslowski con Hegel. Suma y sigue de largo.
Pero, volviendo a la misión imposible,  lo más cerca que hemos estado de la chivera  de Žižek es cuando nos escribió un chico de Argentina , Franco Maldonado Bisio (maldo_63@hotmail.com) diciéndonos en el email:
 
Hola , como estas?
Mi nombre es Franco y leí tu mensaje . Al decir
Žižek estas refiriéndote a  Slavoj Žižek? El filosofo?
Creo que puedo ayudarte a llevarlo a destino, se que vive en el barrio de parque Chacabuco, aunque solo reside en Buenos Aires una parte del año.

Saludos!
Franco

Hubo emoción. Comenzamos a hacernos ilusiones pero nuestro hombre en Baires no se volvió a reportar. Era un fake? Murió asesinado en una conspiración? Era un agente doble y fue pillado in fraganti?
 Como en una novela de John Le Carré , nunca se sabrá.  En otra ocasión mi bloguera amiga Eliana Orozco se lanzó a ubicarlo en la editorial para la cual publica  con regularidad. Allá le salieron con una perla digna de Terrence Malick: No tiene numero celular, no tiene email, no imparte clases en ninguna Universidad, y no podemos darle el teléfono fijo” . Ché boludo, el tiro pegó en el palo.
Mientras tanto el maestro se encuentra a esta hora en algún lugar del planeta impartiendo sus famosas enseñanzas. Por ejemplo ésta, donde cita a Lacan en el Seminario I dictado, coincidencialmente, en 1954 el año de Ventana Indiscreta”:
 “Puedo sentirme bajo la mirada de alguien cuyos ojos no puedo ver, ni siquiera indicar. Solo se requiere que haya algo que signifique para mí la posibilidad de que haya otros. Esta ventana, si se oscurece un poco, y si tengo razones para pensar que hay alguien detrás, es directamente una mirada.”
Para bajar el libro de ŽižekGoza tu síntoma: Lacan en Hollywood” pique aquí.
 
Para mirar a Žižek en acción pique aquí