viernes, 18 de diciembre de 2009

MIS MEJORES PELICULAS DEL AÑO (II PARTE)


6. SYNECDOQUE NUEVA YORK. Charlie Kaufman se inició escribiendo unos guiones muy originales y extraños para gente diversa como Spike Jonze y Michael Gondry. Su debut como director es una película pantagruélica, presuntuosa si se quiere, y poéticamente descabellada. Por ahí derecho Kaufman se faja un homenaje al teatro, No les parece una utopía que un dramaturgo se proponga montar un documental en las tablas?
7. EL LECTOR. De Stephen Daldry. La chica está madurita, nos pone los pelos de punta desde que Peter Jackson la descubriera en “Criaturas celestiales”. Porque la chica se convirtió en una bastarda con gloria. Y se le mide a todo. Daldry , por su parte, gusta de chicas maduras desde “Las Horas”.En general, sus personajes no han variado desde “Billy Elliot”: Se flagelan, se esconden, quieren huir pero no saben muy bien para donde. Y acá nos mete en la cuadratura del círculo: el lenguaje escrito, el placer de la lectura, el encoñe y la imposibilidad de refugio.
8. RAF: FACCION DEL EJERCITO ROJO: de Uli Edel. “La sensación de que la celda se mueve. Uno se despierta, abre los ojos: la celda se mueve. Después de mediodía, cuando el sol entra en ella, se queda, de repente, parada. No se puede apartar la sensación de que se mueve(..)La sensación de haber sido despellejado” . Ulrike Meinhof escribía estas palabras en “Carta de una presa en la galería de la muerte”. Ulrike era la mas sensible y cualificada del grupo radical “Facción del ejército Rojo”. Por ello Edel la toma como eje central. Superproducción que recrea en forma impresionante la Alemania de los setentas.
9. REVOLUCIONAY ROAD de Sam Mendes. La chica realiza la que me parece la mejor interpretación de su carrera. Bajo las órdenes del consorte, se pone en la piel de April ama de casa desesperada en medio de la “felicidad” que reflejaba la Norteamérica victoriosa y perfecta de los años 50. April no sabe que le pasa. Se siente loca porque tiene muchas preguntas, solo que las repuestas adecuadas aparecerán diez años después. Ni el éxtasis del naciente rock and roll la pudo salvar.
10. CEREZOS EN FLOR de Doris Dörrie. La directora, nuevo estandarte del cine alemán, mantiene deslumbrada con oriente. Como mantiene Peter Greenaway, como lo estuvo en su momento Sergio Eisenstein. Porque oriente, es para Dörrie, la posibilidad de salvación, la posibilidad de morir es paz.
11. GRAN TORINO de Clint Eastwood. Uno podría morir tranquilo si le ha protagonizado una trilogía a Sergio Leone, si ha hecho llorar a medio mundo besando a Meryl Streep (Los Puentes de Madison), si ha logrado que el western no muera del todo (Los imperdonables), si ha planteado una profunda discusión sobre la ética en una sociedad tan compleja como la gringa ( Río Místico), si se ha dado el lujo de retar a Cortázar ( Bird)… Sin embargo, el viejo sigue realizando clásicos en serie. A sus 79 añitos le da por filmar, protagonizar y le queda cuerda para darse trompadas con los jovencitos asiáticos que le invadieron el barrio… y les gana.