martes, 15 de diciembre de 2009

MIS MEJORES PELICULAS DEL AÑO (I PARTE)


UN AÑO LLENO DE BASTARDOS
La cinefilia produce nostalgia en los viejos (ya no se hacen películas como antes) y ansiedad en los jóvenes ( Porqué no ha llegado la última de Gaspar Noé?). Un viejo podrá parafrasear a Nietzche: “El cine ha muerto, sobre su cadáver se yergue el video juego” . Un joven exclamará con optimismo: “El cine es un bebé, tiene toda una vida por delante”. Por eso digamos que el 2009 será recordado por su eclecticismo cinematográfico. Un año dominado por bastardos de todo tipo: bastardos históricos, histriónicos, histéricos. Al punto que terminamos dándole la razón al Jurado de Cannes y a la factoría Oscar Inc.
La mejor del año:
LA CINTA BLANCA de Michel Haneke. Es el año 1913, en un pueblito atiborrado de Dios y Haneke se hace la pregunta del millón: Cual es el origen del mal?
Así como nos deleitamos visitando la escuelita donde Gabo aprendió a leer que tal ir a la escuelita donde estudió Hitler, Goebbels y Mengele?. Que profesores formaron a estos tipos? Y he aquí que Haneke nos deja deslumbrados con una puesta en escena que le debe todo a la estética del cine mudo. Planos generales, larguísimos, donde los personajes entran y salen de cuadro. Planos donde los personajes ingresan a un cuarto y la cámara se queda a fuera, esperando que vuelva a salir. Justo en un tiempo dominado por el corte clipero, el montaje que no deja ver nada, Haneke nada a contracorriente con una película en blanco y negro llena de preguntas más que respuestas, llena de perversión más que de inocencia. Me acuerdo de Pierre Badiou cuando en su “Ensayo sobre la conciencia del mal” define: “El Mal es aquello a partir de lo cual se define el Bien, no a la inversa. Los "derechos del hombre" son los derechos al no-Mal: no ser ofendido y maltratado” Palma de Oro en Cannes.
2. EL ANTICRISTO de Lars Von Trier. Y pasamos a la culpa. El director parece preguntarse: Cual es el origen de la culpa? O, quien puede matar a un niño? Pareciera que el gran danés (Lars Von Trier) se hubiese planteado una apuesta con el gran austriaco ( Michael Haneke) porque las dos películas prácticamente se complementan, Forman un díptico donde la una es el derecho y la otra es el revés. Cara y sello de la tragedia, un viaje al interior del inconciente: el uno colectivo y el otro personal. Premio Cannes a la mejor interpretación femenina.
3. DEPARTURES de Yojiro Takita. El Oscar de la academia fue para esta joya del cine japonés. Sencilla, minimalista. Un repaso a la muerte, al no-vivir, a las salidas. Departures como metáfora de un viaje incierto.
4. AL OTRO LADO de Fatih Akin. Por su carácter de ciudadano bicéfalo el cine de Akin se mueve con un pie en Turquía y el otro en Alemania. El resultado es un drama impactante sobre cuatro vidas cruzadas por la frontera, por la vida y por la fatalidad. Desde su anterior “Contra la pared” Akin mata sus fantasmas de identidad yendo de un lado a otro en unos deliciosos y a veces misteriosos viajes.
5. BASTARDOS MALDITOS: Quentin Tarantino es, quizás, el director más famoso de la actualidad. Él mismo se ha convertido en su propio personaje cosa que solo directores de la talla de Hitchcock han logrado. Más allá de su gusto por la sangre lo que hay en Tarantino es una veneración al cine clásico. En este caso, el gran cine de Guerra. Bastardos malditos es un divertimento, una gracia histórica que le permite a Tarantino retornar a sus raíces: a esos diálogos anodinos repletos de sorna y de un amor infinito por el cine.