martes, 15 de mayo de 2018

HOMENAJE A UN MAESTRO



En séptimo grado nos tocó Biología con el profe Ávila. Gordo, calvo y bajito a quien apodaban “El Tipito”. Era un salón amplio con ventanal que daba al potrero más bello de mi adolescencia: la cancha amarilla del barrio Colón

“Aquí aprenderán las palabras más raras como esternocleidomastoideo y desoxirribonucleico- dijo el primer día-. Pero eso si- y abrió los ojos- a los tipitos negativos los rajo porque los rajo, Usted puede ser mal estudiante pero nunca un tipito negativo”

Su visión era simple, la vida está dividida en dos grupos: tipitos negativos y tipitos positivos. A los negativos había que volverlos positivos a como diera lugar. De manera que al pobre Lenis y a Calambás, que nos les entraba la biología por ningún lado, les preguntó:Ustedes, tipitos, que saben hacer?.

Ávila sabía que eran eximios agüaluleros ( es decir, que frecuentaban las rumbas llamadas agüalulos, sitios donde se iba a azotar baldosa) y por eso iba armado de aquella grabadora gigante Boombox, un invento faraónico que tenía todo incorporado desde ecualizador hasta los bafles.

Si alguien sabe cual orquesta toca el tema llamado Bronx Pachanga, le doy la máxima calificación"- gritaba mientras exhibía al aire un casete Maxell .

Por supuesto que en el combo de Calambás, Lenis y el papi Oliveros eran expertos en la materia y respondían en coro:Charlie Palmieri y la Duboneyyy

Ávila sabía que el bachillerato es un sancocho mal revuelto de materias aisladas y que no todo el mundo tiene porque ser químico, literato, biólogo y filósofo a la vez. Explotaba las fortalezas de cada alumno, así no tuvieran que ver con el área estudiada. 
Por eso, se me quedó para siempre, su frase de combate: “ Y usted, tipito, que sabe hacer?”

PD: para bailar a Charlie Palmieri y la Duboney pique aquí
https://www.youtube.com/watch?v=uDJ9bOV3S4A

No hay comentarios: